El Abuelo y la Religión

diciembre 15, 2010

Entre mi familia se notó bastante mi ateísmo cuando simplemente un día y de la nada, los dejé de acompañar a la iglesia los domingos por la mañana. Renegaba, criticaba y cuestionaba. Típica conducta de un joven que cree que ya lo sabe todo.

Debido a mi terquedad nunca nadie volvió a tratar de hacerme entrar en razón, excepto mi abuelo de quien siempre he hablado. No me tocó conocer a mi otro abuelo y es por eso que nunca hablo de él.

Recuerdo que me decía que era muy tonto no creer que había una fuerza superior a mí mismo, que era creerse muy importante y para el mismo objetivo yo veía así al hombre: Arrogante y creyendo que todo fue hecho para su beneficio, siendo el centro del Universo. Nuestras conversaciones casi siempre derivaban a lo mismo, así habláramos de comida siempre terminaba dándome un sermón del jardín que Dios nos dejó de regalo. Si hablábamos de coches que Dios nos dotó de la inteligencia suficiente para hacer máquinas excepcionales. Que si había moscas de la fruta, que eran también hijas del señor.

No era de extrañarse que días antes de su muerte por complicaciones de una enfermedad pasé a hablar con él y terminamos hablando del más allá. Me sentí verdaderamente incómodo, pero siendo un joven adulto que se guía por sus principios le dije lo que pensaba: Que una vez que mueres dejas de existir. No hay nada más. No hay una luz ni un túnel, no hay un alma, no hay vida eterna. Simplemente mueres y dejas de existir.

Y a pesar de que él ya había tal vez pensado eso anteriormente puso cara de sorprendido. Tal vez de que yo tuviera los huevitos de decirle esas cosas cuando el doctor no le daba ni un mes de vida.

Entonces luego de un incómodo silencio me dijo:

Espera cinco años exactamente después del día que me muera y haré lo posible por contactarte, así tenga que venderle mi alma al diablo.

Debo reconocer que los pelitos de los brazos se me erizaron pero eso no se compara con lo que siento hoy, que se cumplen 5 años exactamente de que mi abuelo falleció.

6 comentarios to “El Abuelo y la Religión”

  1. M said

    ¿Y si hay algo más?

    No sé qué más comentar.

  2. Rox said

    ¿Entonces?
    ¿Que pacho?

  3. prozak said

    Hay wey… y que paso? siendo el abuelo Kwz, solo te dire… aguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: