Los Ojos de Una Cabra

diciembre 13, 2010

Ya había mencionado con anterioridad que mis abuelos tenían un rancho con sus animalitos y toda la cosa. Entre ellos estaban las cabras que entre los primos, unos tíos y yo sacábamos a pastorear.

Me daban risa y ansias sus orejas que solía morder hasta que gritaban. También me daba mucha risa las cacas en forma de canica que hacían y el típico “ME-E-E-E” que se ponían a gritar a veces a todo pulmón.

Pero siempre hubo algo inquietante respecto a estos animales y no eran sus cuernos ni alguna relación con satanismo o dioses paganos de la fertilidad. Eran sus ojos. Esos malditos ojos que parecía que podían desnudarte y ver a través de tu alma. Esos ojos inexpresivos que parece que contemplaban otros mundos. Podría retar a cualquiera a sostenerle la mirada a una cabra por más de cinco minutos.

No soy aficionado de las cosas cabalísticas ni de supersticiones, pero puedo entender bastante bien el por qué un animal así ocupa un lugar tan importante.

3 comentarios to “Los Ojos de Una Cabra”

  1. Fitoschido said

    Mmm, no entendí si querías decir algo sobre supersticiones. Los caballos también tienen los ojos así, ¿qué más da?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: