Día mierdero

marzo 14, 2008

He tratado de analizar las altas y bajas de este día. Y a pesar de que pasaron cosas chidas, llegué a la conclusión de que las malas favorecieron, pasando a ser éste un día mierdero.

Creo que todo comenzó con el saludo hipócrita que le di a Escamilla, una presentación mierdera y Laura Tapia que simplemente se le ocurrió alargar más la última clase del último día de vacaciones poniéndonos una bonita clase de no-sé-que. Me considero una persona paciente, y dije bueno, una hora no es nada.

Tengo un problema en mi automóvil. Se le hundía el pedal del freno y, aunque frenaba, hacía muy difícil el manejar. Se me ocurrió pues que en el trancurso de la hora y media que tenía para llegar al trabajo podría ser reparado. Tal vez no se tarden nada si solamente hay que purgar los frenos, o cambiar la bomba de los mismos o una pendejada x que no se me habría ocurrido. Una hora es suficiente. Puedo esperar, soy una persona paciente.

Pero no, los mecánicos se tomaron su tiempo. Y poco a poco veia como mi tiempo para llegar al trabajo iba disminuyendo. Viendo ya al carro sin llantas llamé a mi jefe, le conté la situación y me dijo que estaba bien, que esperara… Y esperé.

Lo bueno de eso fue que al lado había un vago -Juan Chemo, se le bautizó- que andaba jugando con uno de los altares a la Virgen de los Dolores. Y que en su mano tenía una estopa que olía con frecuencia. Le tomé pues un par de fotos con mi súper teléfono de mega alta calidad.

Dieron las dos de la tarde y uno de los mecánicos me dice. Esto va a tardar, te lo tenemos hasta las cinco. Fuck. Eso no lo podía esperar. Estaba dispuesto a largarme a mi casa cuando mi jefe me habla y me dice que el pelirrojo que trabaja conmigo andaba en un encargo. Me dijo que él pasaba por mí, me llavaba a la planta y que luego él mismo me llevaba a recoger mi carro. En parte, creo yo para cachar si le estaba mintiendo o no, pues ya habido casos en los que duda de las excusas de los compañeros.

En fin, marqué al pelirrojo y me dijo que faltando 15 para las tres pasaba por mí. 45 minutos… Los puedo esperar. Incluso podría buscar comida y un baño, porque me estaba meando. Caminé hasta el mall más cercano, llegué a los baños y, oh sorpresa. La señora de la limpieza tenía bloqueado el acceso al baño de los hombres. Fucking perfect. Esperé a que terminara, no comí nada y el pelirrojo llegó. Necesitaba hacer otro encargo y en mi estupidez sugerí que debíamos ir al centro. No me quejo, excepto por el tiempo que tuve que esperar a que el pelirrojo diera vueltas a la manzana para que me diera el dinero que faltaba pues nos cobraron más de lo que esperamos. Vi chavas muy guapas, fuckin centro. Y a otro compañero: Edgar Vagales, en honor a un former vago muy famoso.

Para este punto me descubrí un ligero dolor en uno de mis pies. Debe ser un cayo, pensé. Pero conforme pasó el día el problema fue aumentando más y más.

Muertos de hambre los dos, nos dirigimos a la empresa a ver si podíamos alcanzar a comer. Aquí las cosas mejoran un poco. Pero no lo suficiente en mi opinión. Después de comer me sentía muy incómodo por el pie, porque cuando caminé pise tierra y llevaba los zapatos más sucios de lo normal. Por mil cosas. Ya a las seis mi jefe me hizo el favor de llevarme y le dimos “ride” a un par de chicas del trabajo, una de ellas kind of hawt, por cierto.

Y pues se portó muy buen pedo el tipo, si necesitaba dinero o algo para lo del carro, en fin. Me dejó y el del taller me dijo básicamente. “újule, yo creo que hasta mañana”. Y ya me explicó que se le ocurrió la brillante idea de reparar la bomba en lugar de ir a comprar una porque me saldría más barato. Cuando le dije que me valia verga, que le pusiera una nueva me dijo que me tendría que cobrar el trabajo que hizo sobre la vieja. Le dije que no había problema pero me comenzó a echar choro y terminé por darle por su lado. Ya ahorita presiento que si tendré que cambiarle la bomba en un futuro muy cercano.

Llamé a mi novia pues teníamos planes, pero al parecer también tuvo un día pésimo y tenía un humor bastante malo. Le dije que la vería después entonces, que iba a tomar el camión para mi casa. Caminé un par de cuadras con laptop al hombro y un sinfín más de objetos pesados y valiosos que tenía en el carro y que de una manera u otra me rehusaba a dejar.

Tomé mi camión y ya iba feliz pues el pie no me dolía cuando estaba sentado. Tal vez sea porque no estoy acostumbrado a caminar o no sé. Ya a mitad de camino me llama mi novia y que si podía ir a verla. Lo sé, de esos clásicos cambios de humor de 180°, pero le dije que ya iba más del lado de mi casa y pues que sería otro día porque el fin de semana se va a nuestra ciudad natal. En fin, el camión no me dejaba exactamente enfrente de mi casa. El caminar de nuevo me pesó en mi pie que me lastimaba (que ahora que lo pienso a la mejor es porque son zapatos nuevos) y más porque sabía que tenía que entregar una puta película. Ya encaminado recordé que las llaves de la casa las dejé junto con las llaves del carro. Fucking Perfect, again. Dejé la película, la señora me cuestionó si me había agradado o no y que opinaba sobre el tema… WTF, ya hice un exámen de eso. Pero le contesté. Llegué a mi casa, entré por arte de magia y suertes de la coincidencia, platiqué con mi novia me contó porque se la había pasado tan mal y le conté mi situación. Hablé con mi señor padre quien también estaba de acuerdo que era mejor una puta bomba de frenos nueva, “Lol, I kno”, le dije, pero creo que no me entendió mi extraña lengua.

Sé que a la mejor no fue un día malo per se (he dicho mucho eso esta semana, aunque no sea una frase tan original per se), pero al menos si lo fue relativamente al tipo de vida y costumbres que suelo llevar. Además del estrés con la gente de Recursos Humanos que me trae en la mira porque hice mal mi horario y ellos no se dieron cuenta hasta mes y medio después.

Pero en fin, ahora estoy bien, creo y para relajarme veré una de las mejores películas de los últimos tiempos, ya que cuando fui a dejar la de Mar Adentro, la vi por pura casualidad.

7 comentarios to “Día mierdero”

  1. Nauj Wirro said

    los hobos son lo más… hobo or die….

  2. Prozak said

    gracias a dios mi trabajo es en la ciudad, no en la hermana republica d elos poligonos industriales… per se

  3. Kurazaybo said

    Valgame, si parece un día de mierda.

  4. witchdocta said

    … mal dia, seguro.
    mal dia es que estando estacionado un pendejo te arranque el espejo mientras esperabas a una amiga para irte a cojer y te pase a chingar por que en lo que arregla el seguro ya valio verga.
    … mal dia es que dejes tu vehiculo estacionado en un lugar donde lo habias dejado antes y no habiendo señales de NO ESTACIONARSE se lo lleve la puta grua.

    Me caga este pinche pais… putos comunistas jodidos!

  5. Diablo said

    yo ya estoy de vacaciones

    tan solo eso me alegra.

  6. [KwZ] said

    Si me tranzan, está bien. Eso lo puedo soportar. Pero no el que lo hagan y que además me quiten tiempo, hoy me tuve que venir en camión al pinche trabajo y ni conozco bien las rutas hasta la zona industrial.

  7. Caifan said

    Para mí que se hicieron pendejos con tus frenos, tuve exactamente el mismo problema y bastó con purgarlos y echarle bastante líquido de frenos; eso de que “te la reparé la bomba vieja para que no compraras una nueva” se me hace sospechoso, putos mecánicos tranzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: