The Housemate, segunda parte

agosto 21, 2007

Como alguna vez comenté en otro post, la casa donde vivo la compartí con un homosexual. Todo esto fue a razón de que una amiga muy querida me lo recomendó y pensé que tal vez me ayudaría en los gastos extra como teléfono/luz/agua/gas, además de que le demostraría que puedo ser una persona tolerante.

El tipo en cuestión no es un “flamming homosexual” por lo cual me porté tolerante de más e incluso me contó el por qué lo corrieron de la casa de sus padres… Bueno, era obvio por qué lo corrieron, más no los detalles como el hecho de que fue traicionado por su hermano al imprimir na conversación comprometedora por messenger y exponerlo ante sus propios padres.

Y pasó el tiempo como si nada, pagaba a tiempo y no había problemas… Hasta un día fatídico a las cuatro de la mañana (sí, otra coincidencia) que llegó de un antro gay con alrededor de cinco de sus amigos que eran verdaderamente flamming homosexuals, me disgusté bastante pero cuando salí de mi cuarto para hacérselo saber me di cuenta que todos estaban sin playera. Me di media vuelta y dejé la plática para otro día. Strike uno.

Otro día volvió a hacer lo mismo, ésta vez con música. Para evitar ver cosas que no debería le mandé un mensaje de celular pidiéndole que se callara. Los subió a su recámara y por lo menos el ruido cesó. Strike dos.

Hace unas tres semanas yo me preparaba para entrar a clases y me dijo que alguien más iba a vivir en la casa (hay todavía tres cuartos libres) y me molestó mucho el hecho de que ni siquiera me preguntó, vaya, ni siquiera me avisó a tiempo. El mismo día que me dijo el tipo llegó. Una loca, hablaba como loca, se vestía como loca y además era una loca. Hablé con él y le pregunté lo que hacía… El sujeto no trabajaba ni estudiaba, le mandaban dinero de Estados Unidos… ¿Quién? Creo que la respuesta es bastante obvia: Su Sugar Daddy. Strike tres.

Hablé con la señora para saber si ella estaba enterada y al parecer sí lo estaba. Le dije al fulano que yo era estudiante, me levantaba a las 6 de la mañana para ir a clases y no iba a tolerar ninguna clase de ruidos. La primera semana estuvo bien, los callé tan solo en una ocasión que estaban viendo videos en Internet. No hubo problemas. Witchdocta me comentó de un artículo llamado The End Of Western Civilization y encajaba perfectamente. Poco a poco estaba siendo invadido por una cultura muy diferente a la mía que iban ganando terreno. El solo hecho de imaginar la casa llena de homosexuales me daba escalofríos y miedo. ¡Sí! ¡Es la verdad cabrones! ¡Miedo!

Así que finalmente me decidí a deshacerme de éstas personas a como diera lugar. Comencé a idear planes para hacer que se fueran, mientras tanto cuando llegaba de la escuela jugaba Need For Speed Carbon a todo volumen para al menos castrarles las horas de sueño. Tenía ciertas actitudes pero no era suficiente, tenía que plantarles evidencia y acusarlos con la señora… Realmente no se me podía ocurrir algo bueno.

Ayer, cuando le pedí el dinero del teléfono me dijo que se iba a ir de la casa porque, después de nueve meses, las cosas con sus padres se habían arreglado. Su amigo, ya se había ido y yo no cuenta me había dado. Se llevó algunas de sus cosas y simplemente se fue. Siendo sincero, me da gusto que haya arreglado las cosas con sus padres y que bueno que lo sacaron del hoyo. Quizás hasta con el amor de su padre, deje de ser homosexual.

Aprendí muchas cosas de ésta persona. Entre ellas a ser un poco más tolerante y a exigir mis derechos de buena manera (no como cuando vivía con La Chinche). También me di cuenta que la comunidad de homosexuales de San Luis es bastante cerrada, todos se conocen… Y cuando digo “se conocen” me refiero exactamente a eso. Son altamente promiscuos y aquellos que incluso dicen tener pareja, le ponen el cuerno con cualquier otro cabrón.

En fin, de nuevo solo en la casa. Quizás busque a otra persona en el futuro para que viva aquí y aprender cosas nuevas… Unas lesbianas rubias de Budapest no me caerían nada mal.

¡Mmmh mh mmmh!

9 comentarios to “The Housemate, segunda parte”

  1. Crayon said

    ah ese diablo le basta con unas cuantas horas…

    jo jo jo

  2. Diablo said

    no mames:/

    yo no hubiera soportado vivir con dos putos ni siquiera 3 dias

  3. [KwZ] said

    Eso ya estaba felizmente borrado de mi sistema…:/

  4. crayon said

    Cóndon usado sobre la mesa, justo despues de una de esas gay parties…

    strike tres!

  5. [KwZ] said

    Y les queda bastante cerca su escuela… mmmh… Lo tomaré en cuenta. Aunque la prioridad número uno serán las lesbianas sensuales (no esas lesbianas horribles y gordas que parecen hombres).

  6. Kurazaybo said

    Yo no me imagino viviendo así, quizá al principio también diría que soy capaz de tolerarlo pero al final me pasaría algo similar. Aunque también me molestaría tanto desmadre aunque no fueran gays. Lo lógico sería compartir el lugar con un estudiante de medicina de otro municipio, dicen que son silenciosos y pasan poco tiempo en casa.

  7. Witchdocta said

    Muy ameno su relato! supongo fue una experiencia que le acrecento su sabiduria jajajajaa!
    Ya por lo pronto cada semestre le falta menos para terminar su carrera y olvidarse de las estupideces a la que lo someten a las 7 de la mañana o 7 de la noche en mi caso.

  8. Caifan said

    Qué mal pedo, neta… Pero bueno, no voy a decir “te lo dije” pues odiaría decirlo como tú odiarías leerlo.

    A huevo, unas lesbianas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: